fbpx

 

Una de las herramientas más importantes en materia de regulación emocional es tener conciencia de la emoción actual.

Tener conciencia de las emociones implica observarlas y describirlas tal como son. Esto es útil porque nos permite posicionarnos a cierta distancia de lo que sentimos. Esa perspectiva es fundamental para resolver los problemas relacionados con las emociones.

Observar lo que sentimos es una forma de exposición. Exponiéndonos a nuestras emociones, sin actuar necesariamente sobre ellas, podemos darnos cuenta de que en realidad no son tan catastróficas.

La mejor manera de sacarse de encima las emociones dolorosas es dejarlas pasar. Pero aprender a hacerlo conlleva bastante trabajo.

Según Marsha Linehan, los pasos básicos para dejar que las emociones pasen son:

  1. Observar nuestras emociones. Notar su presencia. Contemplarlas dando un paso atrás.
  2. Intentar experimentar la emoción como una ola que viene y que va. Intentar no bloquear o suprimir la emoción, no apartarla pero tampoco “colgarse de ella” ni amplificarla. Se trata de estar a una “distancia óptima” de la emoción.
  3. Darse cuenta de que uno no es la emoción que siente, ni tenemos que actuar según la emoción nos indica.
  4. Intentar construir un muro para separarnos de las emociones produce un efecto contrario: las emociones se enquistan. Por lo tanto, la experiencia nos dice que es más efectivo aceptar y “amar” nuestras emociones.

DBT Formación

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this